Acceso rápido
       Categorías de artículos
       Últimos artículos
       Artículos más leídos
       Artículos más valorados
Autor:  Antxón Sarasqueta  (antxon@sarasqueta.com)
Fecha:  Viernes 31 de marzo de 2006
Categorías:  
El vídeo y la mediatización de la democracia

¿Por qué la emisión del vídeo Tras la masacre de la fundación FAES del PP, ha tenido tanto impacto en la opinión pública? Más de 1.3 millones personas descargaron el vídeo por Internet ¿Por qué ha levantado tanta polvareda?

Porque ver como el PSOE y sus apoyos mediáticos utilizaron la masacre terrorista del 11-M para realizar una campaña de agitación callejera hasta el mismo momento de votar el 14 de Marzo de 2004, produce el natural impacto. No es habitual ver prácticas revolucionarias y golpistas en unas elecciones democráticas.

Al verse desenmascarados, la izquierda y los nacionalistas han saltado, tratando de negar la evidencia. Mientras que los sectores sociales que se ven perjudicados por el engaño, han visto la hora de reaccionar y movilizarse.

Los síntomas indican que el centro derecha español ha empezado a vivir la experiencia que décadas atrás vivieron estos mismos sectores en viejas democracias, como Estados Unidos y Gran Bretaña, cuando reaccionaron ante una izquierda que ejerce la hegemonía ideológica para dominar el poder político y social.

Hasta ahora también en España se había asumido en los medios y en la sociedad española que la izquierda, y los nacionalistas, tenían un plus de legitimidad sobre el centro derecha. Lo cual es en si mismo falso, porque no puede ser verdadero: el sistema democrático se rige por el principio de igualdad de derechos. Como es una asunción falsa que los sindicatos tengan una representación de los trabajadores superior a su limitado número de militantes. Cosa que se da por buena cuando no lo es.

Lo que antes no se cuestionaba, ahora empieza a hacerse en la propia sociedad. Pero la continuidad en el tiempo de esa falsa asunción ha hecho que llegue a parecer verdadera, y los que se han sentido con ese privilegio han hecho uso del mismo en perjuicio de los sectores sociales afectados, y que en este caso son crecientemente mayoritarios.

Las imágenes muestran las manifestaciones callejeras con gritos y pancartas de “Aznar y PP asesinos” y “vosotros sois los terroristas”, y hace visible la orquestación de la campaña de agitación radical


El audiovisual presentado por la fundación FAES del Partido Popular el 30 de Marzo en Madrid, recuerda a ritmo de 12 imágenes por segundo como el PSOE y la izquierda desarrollaron una campaña de agitación antidemocrática antes y después de la masacre terrorista producida el 11 de Marzo de 2004.

La campaña del PSOE y la izquierda radical culminó con millares de personas, rodeando la sede central del entonces partido en el gobierno, hasta la misma madrugada de las elecciones. Rompiendo las reglas y vulnerando las leyes de la jornada de reflexión que antecede al día de las elecciones, para garantizar un clima de libertad a la hora de votar. A la vista de los acontecimientos la propia Comisión Electoral tuvo que emitir esa noche una nota considerando la ilegalidad de estos actos, organizados por la izquierda.

El vídeo demuestra también que los españoles fueron víctimas de un gran engaño, haciéndoles ver la izquierda con su campaña que el gobierno del PP les había mentido, y culpándole del atentado terrorista al atribuirlo a la presencia de tropas españolas en Irak. Cosas ambas que se han demostrado objetivamente falsas.

Ninguna democracia había vivido antes esta experiencia de una masacre terrorista (192 muertos y 1.500 heridos) dirigida a influir directamente en las elecciones, ni tampoco la campaña de agitación que siguió hasta el mismo momento de la votación, por parte de la izquierda y de sus medios de comunicación afines. El caso haya sentado un precedente desde entonces está siendo estudiado en los principales centros de poder y académicos de todo el mundo.

El terrorismo y la agitación de la izquierda radical son una amenaza para la democracia. “El 11M supuso un tremendo choque para todo el mundo que aprecia la democracia, tan devastador como el 11S (2001), porque fue deliberadamente organizado por los terroristas para alterar el resultado de unas elecciones democráticas”, opina el director del centro CARR de la Universidad de Harvard, y afamado politólogo, Michael Ignatieff.

Estas declaraciones hechas de forma extensa en una entrevista que publicó el diario El País el 27 de Marzo de 2005, fueron citadas por el director de FAES, Javier Fernandez-Lasquetty, para introducir la presentación del citado vídeo y del acto que tuvo lugar en el hotel Inter-Continental de Madrid el 30 de Marzo.

Fueron parte del contexto en el que se enmarca el mensaje del vídeo: el terrorismo y la agitación radical son una amenaza para la democracia y las libertades.


Lo que escenifica el vídeo es la realidad de como ha sido experimentada esa amenaza en España, como se ha ejecutado de manera planificada, y con qué resultados. Y como esto justifica la preocupación, interés y reacción de los demócratas en todo el mundo. Las palabras del profesor Ignatieff en la citada entrevista de tres días antes, así lo confirmaban (ver declaraciones ampliadas de Ignatieff).

Pero ese mismo tipo de amenaza y resultados (impedir que la sociedad ejerza con libertad sus derechos), tiene a su vez otro caso de referencia dentro mismo de España, y es el País Vasco. Donde terrorismo y radicalismo mediatizan a la sociedad a través de la violencia y la intimidación.

La mediatización de la democracia fue el tema analizado por Antxón Sarasqueta, que intervino junto a los catedráticos Jon Juaristi, Gabriel Albiac, y al periodista Miguel Platón, en sendas aportaciones que siguieron a la presentación del citado vídeo, para analizar estas amenazas desde distintas perspectivas.

La izquierda española quiere que los españoles recuerden todos los días del año la guerra civil, pero no quieren que se les recuerde lo que ocurrió lo acontecido hace un año, o los dos años previos de campaña de agitación y deslegitimación del gobierno del PP. A pesar de la gravedad que tiene, y lo que representa para nuestra sociedad y el sistema en su integridad, no solo para un sector u otro.

En su representación de la democracia, la izquierda española ha atribuido al centro derecha y a sus representantes políticos un papel secundario. No solo en su role sino además respecto a los valores que representa.

Hasta ahora había valores que se consideraban patrimonio de la izquierda (solidaridad, libertad, igualdad, justicia…), pero en los últimos tiempos, desde que José Luís Rodriguez Zapatero lidera el PSOE, a ello se han sumado las actitudes. El buen talante es un factor diferenciador que se le niega a los líderes del centro derecha. Por ejemplo, en su campaña de diseño han acuñado la imagen del perfil autoritario atribuible a quienes desde el centro derecha defienden con fortaleza y firmeza los valores democráticos y critican a la izquierda.

La iniciativa de FAES y la decisión del PP de poner en marcha un rearme moral e ideológico en defensa de los valores democráticos, ha sido sentido por la izquierda y los independentistas, y de ahí sus airadas reacciones. Pero todavía no han empezado a digerir el cambio de actitud que se está produciendo en un centro derecha sociológico español, que representa a una sociedad moderna y de corte liberal, y que demanda ese liderazgo sin complejos ni timideces, y la movilización de los dirigentes políticos que les representan.

Entre otras cosas con el objetivo de que no se sigan asumiendo falsamente unos privilegios para la izquierda que los utiliza para agredir a quienes no participan de su sectarismo.

Esa demanda latente de caracter crítico ha sido lo que ha hecho que el vídeo haya tenido impacto en la opinión pública, tanto en los medios como en la sociedad. Ver vídeo Tras la masacre)

Esa demanda crítica en forma de respuesta social se viene contabilizando desde el día siguiente de las elecciones, y especialmente a medida que lo sucedido adquiere perspectiva. Se ha producido una gran caida de audiencias de los informativos de TVE, y de otros programas televisivos con sello anti-PP que se han tenido que retirar de la parrilla, o enviarlos al limbo de la madrugada por falta de telespectadores. Mientras que otros espacios informativos que conectan con esa demanda crítica, han crecido y se están consolidando a medida que pasa el tiempo. Esa demanda crítica es la que se moviliza (millones de ciudadanos) para las campañas de firmas, o en la lectura de artículos de prensa y libros que registran varias ediciones y obtienen cifras record en las visitas de Internet.

31/03/05

Descargar texto íntegro de La mediatización de la democracia
Comenta este artículo
(Los comentarios son moderados por el administrador de la web)
Buscador de Artículos

Buscar
Glosario
Buscar
Artículos  RSS
Acceso usuarios
Usuario:
Contraseña: