Acceso rápido
       Categorías de artículos
       Últimos artículos
       Artículos más leídos
       Artículos más valorados
Autor:  Antxón Sarasqueta  (antxon@sarasqueta.com)
Fecha:  Martes 10 de julio de 2007
Categorías:  
“Señor presidente, no tenemos país”

El ex ministro del Interior de Colombia, Fernando Londoño, resumió de esta manera el estado de la cuestión al presidente del Gobierno colombiano, Álvaro Uribe: “Señor presidente, no tenemos país”. Los terroristas de las FARC controlaban entonces territorialmente medio país.

Esto confesaba Londoño en el Campus FAES 2007, donde participó con otros expertos en la lucha antiterrorista de Europa, Iberoamérica y Estados Unidos de los días 6 al 8 de Julio de 2007, en un curso dirigido por Javier Zarzalejos. Ni en Colombia se imaginaron que llegaran a esa situación, ni en España se imaginaban hace tres años que el Gobierno iba a reconocer como un interlocutor político a ETA. “Lo cierto es que Zapatero ha destrozado la lucha antiterrorista que estaba acabando con ETA”, dijo Ignacio Astarloa durante su intervención de clausura. El curso fue inaugurado por el ex ministro de Interior durante el Gobierno del PP, Jaime Mayor Oreja, analizando el modelo de Zapatero: “Zapatero tiene un modelo de sociedad sin valores porque quiere una sociedad débil para permanecer en el poder


IMAGINAR LA REALIDAD
Antxón Sarasqueta

El totalitarismo y el pensamiento débil coinciden políticamente en el poder de imaginar lo irreal. Lo que hace que personas que son de pensamiento débil pero que no se identifican con el totalitarismo y en su mayoría lo rechazan, caigan en lo irreversible de un proceso de involución democrática como el que vive España en la actualidad.

Imaginar que los más de mil millones de euros de los impuestos de los españoles que ya han empezado a costear las actividades terroristas en los ayuntamientos vascos, contribuyen a la paz, es un contrasentido evidente. Pero no lo es para quien quiere imaginar algo bueno del diálogo con ETA. El resultado es que los terroristas y sus organizaciones se ven fortalecidos por el dinero público que les llega de los contribuyentes.

Otra variable de este mismo argumento está en quienes no se imaginan que un gobierno que se dice democrático pueda actuar con métodos totalitarios. O, sencillamente, no quieren ni imaginárselo - porque les crearía un quebradero de cabeza.

Negociar políticamente con los terrorista
es legitimar a los terroristas


Sin embargo, basta imaginar la realidad: dialogar políticamente con los terroristas es legitimarles, como se ha demostrado en el caso español, y por tanto legitimar a una organización totalitaria para que actúe contra la democracia, contra la Constitución y España. Para lo cual no hace falta imaginarse mucho, porque la banda terrorista ETA-Batasuna y sus dirigentes lo repiten políticamente todos los días con sus actos y palabras.

Es frecuente escuchar hoy a muchos dirigentes políticos y sociales decir que nadie se imaginaba hace tres años que un Gobierno de España llegase a considerar a los terroristas como “hombres de paz”, o que fuese el Congreso de los Diputados quien avalase una política de diálogo con los terroristas. Pero esa es la realidad, según socialistas, comunistas y nacionalistas ratificaron con sus votos la pasada semana tras el debate del estado de la nación.

Durante tres días he estado escuchando a personas experimentadas en la lucha antiterrorista de Europa, Estados Unidos e Iberoamérica, en el campus de FAES, y una de las conclusiones básicas que he podido sacar es que el mayor riesgo -y además creciente- se deriva de la incapacidad democrática para imaginar la realidad y enfrentarse a ella.

Esa realidad que hace que terroristas, mafias, narcotraficantes, y organizaciones del crimen organizado, crucen sus intereses y a través de su poder consigan su legitimidad de los partidos e instituciones políticas y sociales. Corrompiendo y debilitando el sistema democrático hasta llegar a un estado de inconsciencia irreversible.

“España está participando en la nueva generación del terrorismo, quizá sin saberlo”, le escuché decir a Fernando Londoño


Londoño lo relató en un preciso y escalofriante relato de lo que es enfrentarse al terrorismo y a las mafias que llegan a manejar un negocio mundial de 100.000 millones de dólares con el narcotráfico.

Los líderes políticos y sociales que defienden la libertad y la democracia tienen que asumir la responsabilidad de enfrentarse a la realidad, de llamar a las cosas por su nombre, y de transmitir a la sociedad de forma imaginativa para que cautive su sentimiento y razón, cual es la realidad.

La democracia necesita militantes de la libertad para ganar la batalla al totalitarismo en sus diversas formas, y que tiene su principal amenaza en el terrorismo.

Lo más grave de estos tres últimos años de Gobierno Zapatero ha sido el sistema de propaganda creado por los socialistas y sus medios para hacer pasar por proceso de paz lo que no era más que un proceso de legitimación política de los terroristas. El enemigo está en casa. Imagínelo y verá como lo reconoce.

Artículo publicado en La Gaceta de los Negocios el 10-7-2007
Comenta este artículo
(Los comentarios son moderados por el administrador de la web)
Buscador de Artículos

Buscar
Glosario
Buscar
Artículos  RSS
Acceso usuarios
Usuario:
Contraseña: