Acceso rápido
       Categorías de artículos
       Últimos artículos
       Artículos más leídos
       Artículos más valorados
Autor:  Antxón Sarasqueta  (antxon@sarasqueta.com)
Fecha:  Lunes 10 de noviembre de 2008
Categorías:  
El mensaje patriótico de Bush-Obama-McCain

Dos imágenes simbolizan hoy la realidad de una nación dividida ideológicamente, y al mismo tiempo unida como nación.

Estas imágenes son las del mapa de los resultados electorales en los 50 Estados americanos divididos entre el azul (demócrata) y republicano (rojo), y la foto de la transición del cambio de poderes, en la que el presidente George W. Bush, y el electo, Barack Obama, han proyectado un mensaje de unidad nacional y respeto a las reglas democráticas.

El impacto que han tenido estas imágenes en todo el mundo simboliza el modelo de democracia liberal occidental, y sus fundamentos. Divididos por las ideas, pero compartiendo y defendiendo unidos la nación que garantiza esas libertades.

Esto pone en valor el liderazgo estadounidense en contraste con Europa, donde algunos países han renunciado a esos fundamentos de la democracia liberal, o sencillamente subvierten su orden de valores.

Sin cambiar la Constitución, en España se ha sustituido el Estado-nación por un modelo fragmentario y balcánico; se están recortando las libertades en todos los espacios mediante un proceso de ingeniería social y política; y el Gobierno ha implantado la doctrina de apaciguamiento con los terroristas, con una ley aprobada por el Congreso a favor del diálogo con ETA-Batauna. Una política que fue asumida a nivel europeo al ser probada por el Parlamento de Estrasburgo.

La visualización de estas imágenes y el análisis comparativo de lo que representan, permiten establecer la diferencia entre los fundamentos de la democracia occidental, y la pérdida de los mismos.

En una democracia lo paradójico no es que una nación esté dividida ideológicamente, pero a la vez unida en la defensa de su sistema y del país. Esa es su naturaleza, y por tanto lo normal. Lo que no es normal en una democracia es que las diferencias ideológicas supongan cuestionar la unidad nacional, se multe a los comerciantes por rotular en español, o se aprueben leyes que prohiben a las mujeres presentarse a las elecciones por el hecho de ser mujeres todas las candidatas de la lista (casos de Garachico y Brunete).

El cambio de poderes como mensaje
de valores democráticos


El cambio de poderes en la Casa Blanca y el proceso de transición iniciado por Bush con Obama, ha proyectado un mensaje de valores democráticos representativos de un proceso de estas características, en sus formas y contenidos.

El hecho de que el 44 presidente de los Estados Unidos sea afroamericano le añade un valor histórico al cambio porque es la primera vez que ocurre en los más de dos siglos de democracia americana, pero en nada cambia la sustancia del proceso de cambio de poderes, que se suele hacer de forma modélica. Como ocurrió cuando los Clinton dieron la bienvenida a los Bush hace ocho años.

En el cambio de poderes hay que resaltar un hecho de la agenda norteamericana que es clave para entender la “normalidad” del proceso. Antes de que el presidente electo entre en la Casa Blanca, recibe un briefing de los máximos responsables de seguridad (CIA, defensa, y otros servicios secretos) para revelarle en detalle las amenazas reales a las que tiene que hacer frente Estados Unidos, a nivel interno y exterior. El mapa de la realidad que tiene que gobernar.



Referencias de este artículo
Comenta este artículo
(Los comentarios son moderados por el administrador de la web)
Buscador de Artículos

Buscar
Glosario
Buscar
Artículos  RSS
Acceso usuarios
Usuario:
Contraseña: